La vuelta al mundo
en 80 cibercafés

2001
Latinoamérica
Español
2002
Australia y NZ
Español
English
2003-2004
Antártida y Sudamérica
2003: Español 2004: Español
2003: English 2004: English
2005
Asia
Español
English
2006
Asia
Español
English
2007
Asia
Español
2008
África Occidental
Español
2009
Caribe
Español



Página principal

Quién es Carlos

Saludo del Vagamundos

Diario de viajes

Anécdotas de viaje

Dónde está Carlos

Envíale un mensaje

Cibercafés visitados

Premios vagamundos

Vídeos

Álbumes de fotos

Fotos con sonido

Panorámicas virtuales 360º

Fotos panorámicas




Foros

Tablón de anuncios

¿Quieres ser vagamundos?

Enlaces recomendados

Alojamientos recomendados

Lecturas recomendadas

Música recomendada

Viajes recomendados

Guía mundial de cibercafés

Atlas, rutómetro y callejero Geoplaneta

Mapa del web

Recomienda Vagamundos.net a un amigo

Añade con Ctrl+D Vagamundos a tus favoritos

Tus comentarios

Google
Web
Vagamundos

Esta web está diseñada para ser navegada con una resolución de 800x600 puntos.




DIRECTO A »  Mapa del web | Dónde está Carlos | Diarios | Foros | Contacta
Vídeos | Fotos | Fotos con sonido | Panorámicas 360º | Fotos panorámicas

Libertad y Seguridad

Me había propuesto no hablar de política en vagamundos, porque el año pasado, después de escribir mi diario sobre la globalización, varios lectores me dijeron que no les parecía el foro adecuado, que lo que más les gustaba de vagamundos.net era la posibilidad de viajar virtualmente conmigo y desconectar de la dura cotidianedad; probablemente tenían razón, y en estos meses de viaje por Australia y Nueva Zelanda "me porté bien". De regreso en España, en plena vorágine de clasificación de fotografías, y archivo mental de todo lo acontecido y vivido, en esa fase que llamo "la fábrica de ideas", que se nutre de las materias primas que he ido recolectando en el viaje: charlas, sensaciones, emociones, sentimientos, soledades, imágenes, colores, olores, sabores, no puedo evitar que afloren muchas palabras que creo deben ser escritas, porque las palabras no dichas o escritas son materia inerte y abstracta. No se puede disociar la vida de la política, cuando esta entra en nuestras vidas como un elefante en una cacharrería. Aviso a los navegantes pues que los siguientes párrafos están llenos de compromiso vital, y por tanto de política.

Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice, pero en un mundo donde la mayoría de la gente escapa del compromiso, ya sea público, político o social, o privado, personal o amoroso, prefiero soportar el peso de las cadenas de mis palabras, a portar un collar de perro como condición para ser aceptado e integrado en la sociedad que vislumbro en este S.XXI que hemos empezado tan "brillantemente".

En 1989 asistimos todos al derrumbe del muro de Berlín, y con él, en un efecto dominó, de muchos regímenes comunistas en el mundo. Los que quedan son más bien regímenes autocráticos que utilizan el concepto de comunismo como excusa para controlar de manera férrea a sus ciudadanos. Mucho se habló entonces de la victoria del capitalismo sobre el comunismo y de que la economía de mercado sería la panacea que nos llevaría a todos a un estado de bienestar. Yo pensaba entonces que el capitalismo salvaje era un sistema tan injusto como el comunismo, y lo sigo pensando ahora. La gran falacia del comunismo es decir que todos somos iguales, cuando la realidad es que todos somos diferentes en cuanto a capacidades, posibilidades, y ambiciones, y que de esa diversidad precisamente es de dónde puede surgir un mundo más justo, cuando el estado ofrece unos servicios sociales mínimos a toda la población. El problema es que el capitalismo salvaje absorbe toda esa energía positiva, y la transforma en su propio provecho, que no es otro que el de ese 10% de personas que tienen el 90% de la riqueza del mundo, y ese todavía más pequeño grupo de dirigentes políticos que sólo buscan acumular más poder y perpetuarse en el mismo. Un director general gana en USA una media de 500 veces el salario de un operario, pero cuando llegan las vacas flacas, los que tienen que apretarse más el cinturón son los empleados, no los directivos, lo que es totalmente injusto.

El 11 de setiembre ha afectado, afecta y afectará a la vida de todos y cada uno de los habitantes de este planeta; como en la Teoría del Caos, que dice que el movimiento de las alas de una mariposa en Europa puede provocar un terremoto en Japón, no somos conscientes de hasta que punto este suceso cambiará nuestras vidas, un pequeño ejemplo es que como consecuencia del fuerte alza de las pólizas de seguros, en el parque Kakadú de Australia, han tenido que cerrar varios senderos de los considerados de aventura y los guías que los hacían han quedado en el paro; Estoy seguro que ninguno de ellos, cuando vio las imágenes de las Torres Gemelas desplomándose, pensó que perdería su trabajo como consecuencia de este hecho. Las consecuencias son imprevisibles, pero lo que es ya una realidad es que hemos aceptado casi sin protestar la pérdida de la Libertad a cambio de nuestra Seguridad.

No tengo nada contra los USA, al contrario, creo que es un gran país que consiguió su independencia luchando por ella, y hay que recordar que si no fuera por su ayuda en la II guerra mundial, probablemente todos vestiríamos camisas negras y botas militares, saludaríamos con "Heil Hitler", y yo ahora no podría escribir esto, pero opino que los USA son, como lo fue antes el romano, el español, el inglés, y otros tanto, un imperio en declive; No supieron o no quisieron convertir el liderazgo militar mundial surgido de la guerra en un liderazgo moral; al contrario, usaron toda su fuerza para consolidar ese poder de forma permanente, y expandieron por todo el mundo la imagen idílica del capitalismo como la tierra de promisión, donde todos seríamos alimentados por el maná de la economía de mercado.

Creo que el 11-S es el punto de inflexión del imperio americano, como lo fue la independencia de la India para los británicos; han perdido una oportunidad de oro para liderar el mundo de manera pacífica. Hasta los enemigos de antaño, como Rusia, le han dado carta blanca para ejecutar su venganza, y bien rápido que lo han hecho. ¿Y ahora qué?. El diablo con cuernos es Sadam Hussein, que 11 años después de una guerra hecha para liberar Kuwait y derrocarle, sigue en el poder. Si no la habéis leído, os recomiendo 1984, de George Orwell, en ella preconizaba que en el futuro las grandes potencias cambiarían la historia según sus necesidades, y que el aliado de hoy pasaría a ser el enemigo eterno de mañana, y se me antoja que con Internet esto no está muy lejos, ya que el papel permanece, pero los bits son volátiles. Cuando veo a Putin y Bush darse la mano sonrientes en televisión me recorre un escalofrío la espalda.

Los medios de comunicación, al igual que los políticos, han agachado la oreja y mirado hacia otro lado en aras de esa Seguridad de que os hablaba antes, y casi nadie ha hablado de los miles de muertos inocentes causados por las bombas made in USA. La libertad (que seguro no durará demasiado) de Internet me permite decir esto. Creo que los USA son responsables al menos en un 50% de lo sucedido el 11-S. Pocas veces se recuerda que los talibanes llegaron al poder gracias a la ayuda militar de los USA, que Bin Laden fue entrenado por la CIA (otros le precedieron antes, como Noriega en Panamá), que 15 de los 19 secuestradores de los aviones eran saudís, un régimen feudal apoyado el gobierno USA, y que el odio del mundo árabe hacia los USA está justificado por su apoyo a Israel en el conflicto con los palestinos. Aventajados alumnos de la CIA fueron también Pinochet y sus secuaces, que, en una triste coincidencia, el 11-S de 1973 instauraron un régimen de terror en Chile, en el que murieron muchos más inocentes que en el WTC. Pensar que el político norteamericano que dio su visto bueno al golpe se llama Henry Kissinger y que recibió el premio Nobel de la Paz por su mediación entre palestinos e israelitas, me produce una profunda rabia y desesperanza.

La base del capitalismo americano está podrida, y no tardará demasiado en derrumbarse; es un sistema basado en el "tanto vendes, tanto vales", y la presión ejercida para alimentar la máquina es como una antigua locomotora de vapor a punto de estallar por el exceso de presión. Un presidente que se benefició de información privilegiada cuando era petrolero, ejerce la hipocresía cuando propone que los directivos que practiquen "contabilidad creativa" vayan a la cárcel. He trabajado varios años en multinacionales USA, y no me sorprenden en absolutos los caso de Enron, WorldCom, Xerox, Arthur Andersen, AOL, etcétera, etcétera, y los que quedan. La explosión de la burbuja Internet es otro ejemplo de cómo unos pocos se hicieron multimillonarios vendiendo humo, y ahora las consecuencias las pagan los miles, pronto millones, de parados causados por la onda expansiva.

Su concepto de la democracia es también muy peculiar. Un país que presume de ser el adalid de la democaracia y la libertad, pero en el que tienes 100 veces más probabilidades de acabar en la cárcel si eres negro o hispano, y 100 veces menos de llegar a un puesto de responsabilidad política. Un país que presume de la libertad de culto o no culto, pero en el que obligatoriamente los niños mencionan a Dios en el himno a la bandera que se canta todas las mañanas en los colegios públicos, y donde hoy eres tachado de antipatriota si no tienes la bandera de las barras y estrellas en tu casa. Un país que se atrevió a llamar la operación de castigo a Afghanistán “Justicia Divina” antes de cambiar el nombre a “Libertad Duradera”, por las quejas que generó el primero, y un presidente que dice ante todo el mundo “El que no está con nosotros, está contra nosotros”, la frase menos democrática que he oído en los últimos años.

Estados Unidos va por libre; según ellos, lo que es bueno para los USA, es bueno para el mundo, y lo que es malo para los USA, hay que eliminarlo. Su desprecio por las leyes internacionales es total, y a los hechos me remito: han rechazado que el recientemente creado Tribunal Penal Internacional pueda juzgar a sus tropas, han despreciado el protocolo de Kyoto firmado por ellos mismos, se negaron a ratificar el tratado de Río sobre la biodiversidad, se han opuesto a la prohibición de las minas antipersona (quizá porque son los primeros fabricantes del mundo), han quebrado la convención de Ginebra de trato a los prisioneros de guerra afganos, siguen adelante con el escudo antimisiles (yo me blindo y a los demás que les den), y se preparan para atacar Irak, y seguro que luego Corea del Norte, contra la opinión de la CE y otras potencias. Si van por libre, que se queden solos con sus victorias y sus derrotas, que las tendrán y muchas. El presidente del país más poderoso del mundo propone talar los árboles para acabar con los incendios forestales; me estremezco sólo con pensar cómo acabaría con el desempleo, el terrorismo, y el Calentamiento Global si le dejáramos.

Pero todavía hay esperanza. Soy pacifista y no creo en la violencia, el gran error de las manifestaciones antiglobalización ha sido dar la excusa perfecta para que los aplasten "en aras de la seguridad"; yo preconizo una "revolución silenciosa", en la que usemos el Sistema igual que el Sistema nos utiliza a nosotros; un ejemplo son los microcréditos; ya se sabe que los bancos sólo prestan dinero a los que tienen dinero, y la iniciativa que comenzó en India y Bangla Desh de dar pequeños préstamos a familias pobres, se ha revelado como una herramienta financiera muy valiosa; otro ejemplo es el regreso del trueque, que en países con una situación económica gravísima como Argentina, está salvando la comida diaria de muchas familias. Otras iniciativas consisten en simplificar nuestra vida, rodeada de objetos inútiles; consumir menos y mejor, productos naturales comprados a empresas locales, contaminar menos y “castigar” a las empresas que no se preocupan del medio ambiente no comprando sus productos. Viajando varios meses por el mundo con una mochila de 15 kg. te enseña a valorar lo que es realmente necesario y aquello que es superfluo. Yo gano ahora un 10% de lo que ganaba antes, pero soy probablemente 10 veces más feliz.

Creo que la actitud práctica en la vida no es intentar cambiar el Mundo, sino intentar cambiar Tu Mundo, asumir una conducta ética y solidaria con tu entorno inmediato; si consigues hacer felices a 5 personas, y éstas a su vez consiguen lo mismo con otras 5, y así sucesivamente, el efecto de bola de nieve será imparable y el Mundo será un lugar más justo. Desgraciadamente, habrá muchos que romperán la cadena, pero al menos lo habremos intentado.
El maravilloso personaje de Mafalda, Libertad, decía :"Una pulga no puede picar a una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista.". Pues eso, todos a picar mucho.

Me encantaría que dierais vuestra opinión, tan libre y sincera como la mía, para ello hemos abierto un foro en vagamundos.net sobre Libertad y Seguridad, y los “daños colaterales” que provocan. Haz click aquí.

Gracias por vuestro apoyo

¡¡Hasta Pronto!!

Desde La Coruña, España

Publicado: 28/08/2002 14:40

Hostelsclub.com
Seleccione un país
Seleccione una ciudad
Fecha de llegada
Número de noches
Moneda


Jornada anteriorSiguiente jornada


Sin publicidad Vagamundos no podría ofrecerte gratis sus experiencias viajeras. Haz click en nuestro patrocinador


© Vagamundos.net, 2000-2002 • Contacto

tarsis.net:
Servicios Internet
para empresas Producción, diseño y
patrocinio tecnológico
para Vagamundos.net



Webs Vagadamia


Patrocinadores


Proveedores








Colaboradores




























Campañas