La vuelta al mundo
en 80 cibercafés

2001
Latinoamérica
Español
2002
Australia y NZ
Español
English
2003-2004
Antártida y Sudamérica
2003: Español 2004: Español
2003: English 2004: English
2005
Asia
Español
English
2006
Asia
Español
English
2007
Asia
Español
2008
África Occidental
Español
2009
Caribe
Español



Página principal

Quién es Carlos

Saludo del Vagamundos

Diario de viajes

Anécdotas de viaje

Dónde está Carlos

Envíale un mensaje

Cibercafés visitados

Premios vagamundos

Vídeos

Álbumes de fotos

Fotos con sonido

Panorámicas virtuales 360º

Fotos panorámicas




Foros

Tablón de anuncios

¿Quieres ser vagamundos?

Enlaces recomendados

Alojamientos recomendados

Lecturas recomendadas

Música recomendada

Viajes recomendados

Guía mundial de cibercafés

Atlas, rutómetro y callejero Geoplaneta

Mapa del web

Recomienda Vagamundos.net a un amigo

Añade con Ctrl+D Vagamundos a tus favoritos

Tus comentarios

Google
Web
Vagamundos

Esta web está diseñada para ser navegada con una resolución de 800x600 puntos.




DIRECTO A »  Mapa del web | Dónde está Carlos | Diarios | Foros | Contacta
Vídeos | Fotos | Fotos con sonido | Panorámicas 360º | Fotos panorámicas

El Cazador De Arco Iris


Uno de los muchos arco iris que ví en Nueva Zelanda
En un tiempo muy lejano que podría ser hoy, y en un reino muy remoto, que podría ser aquí, habitaba un noble muy ambicioso, tanto que su único objetivo era amasar la mayor fortuna del mundo; en su ambición desmedida, fue abandonando sus responsabilidades como padre de familia, perdiendo el contacto con sus amigos, y el respeto de sus súbditos. Obsesionado con la riqueza, un día oyó que al final del arco iris se encontraba un baúl lleno de tesoros, y a partir de ese momento se propuso conseguirlo a toda costa; envió emisarios a todas las esquinas de su reino para que le avisaran urgentemente cuando se produjera el siguiente arco iris. Comenzó a llover en el reino, y después de varios días de incesante lluvia, el cielo clareó, y entre las nubes apareció un hermoso arco iris; informado, nuestro noble saltó sobre su corcel más rápido y cabalgó sin descanso en dirección al camino multicolor que teñía el cielo.

Cuando llegó al final del arco iris, este había desaparecido porque el sol brillaba radiante en el firmamento y en su lugar se encontró con un miserable hombre.

- ¿ Qué haces aquí? -, le preguntó. El hombre le miró desde el fondo de unos ojos que emanaban infinita tristeza, y le respondió:

- Lustros llevo esperando a alguien a quien poderle contar mi desgraciada historia, y ahora que estáis aquí os ruego que la escuchéis con atención. Yo era una persona feliz, tenía un trabajo, una familia que me quería, y muchos amigos, pero era muy ambicioso. Un día escuché la historia de que al final del arco iris había un baúl con un tesoro, y, abandonando todos mis deberes, salí en su busca. Muchas leguas recorrí, y la lluvia me empapó muchas veces, pero siempre que llegaba al final del arco iris, este había desaparecido, hasta que un día, después de un hermoso y claro arco iris, cuando llegué a su final, me encontré con un hombre que me contó una historia muy parecida a la que yo os estoy contando, y que la condena por su ambición desmesurada había sido permanecer custodiando el tesoro al final del arco iris hasta que pudiera ser reemplazado por otro desgraciado como él, que como os podeis imaginar era yo; mucho tiempo ha pasado y cada día he soñado con el momento de mi liberación, para poder regresar a mi hogar, besar a mi familia y abrazar a mis amigos; ese día por fin ha llegado y os cedo la custodia del tesoro.

El hombre partió, y el noble, dándose cuenta de su inmenso error, comenzó a llorar desconsoladamente por su familia, sus amigos y el hogar perdido, y tanto lloró, que un arco iris se desplegó frente a él, y en su extremo, un baúl resplandecía; tembloroso, lo tomó en sus manos, lo abrió lentamente, y en el interior encontró un espejo, lo puso frente a su rostro, y lo que vio en él fue el reflejo de un hombre egoísta, infeliz y ambicioso que desde ese momento soñaría con el día en pudiera liberarse de su condena y regresar a su hogar.

“El tesoro más grande está en nuestro corazón; si no miras dentro, nunca lo encontrarás; si lo abres, podrás compartirlo con tus seres queridos.”

Copyrigth Carlos Olmo Bosco. Prohibida la reproducción.

¡¡ Hasta Pronto !!

Desde La Coruña, España.

Publicado: 30/07/2002 14:34

Hostelsclub.com
Seleccione un país
Seleccione una ciudad
Fecha de llegada
Número de noches
Moneda


Jornada anteriorSiguiente jornada


Sin publicidad Vagamundos no podría ofrecerte gratis sus experiencias viajeras. Haz click en nuestro patrocinador


© Vagamundos.net, 2000-2002 • Contacto

tarsis.net:
Servicios Internet
para empresas Producción, diseño y
patrocinio tecnológico
para Vagamundos.net



Webs Vagadamia


Patrocinadores


Proveedores








Colaboradores




























Campañas