La vuelta al mundo
en 80 cibercafés

2001
Latinoamérica
Español
2002
Australia y NZ
Español
English
2003-2004
Antártida y Sudamérica
2003: Español 2004: Español
2003: English 2004: English
2005
Asia
Español
English
2006
Asia
Español
English
2007
Asia
Español
2008
África Occidental
Español
2009
Caribe
Español



Página principal

Quién es Carlos

Saludo del Vagamundos

Diario de viajes

Anécdotas de viaje

Dónde está Carlos

Envíale un mensaje

Cibercafés visitados

Premios vagamundos

Vídeos

Álbumes de fotos

Fotos con sonido

Panorámicas virtuales 360º

Fotos panorámicas




Foros

Tablón de anuncios

¿Quieres ser vagamundos?

Enlaces recomendados

Alojamientos recomendados

Lecturas recomendadas

Música recomendada

Viajes recomendados

Guía mundial de cibercafés

Atlas, rutómetro y callejero Geoplaneta

Mapa del web

Recomienda Vagamundos.net a un amigo

Añade con Ctrl+D Vagamundos a tus favoritos

Tus comentarios

Google
Web
Vagamundos

Esta web está diseñada para ser navegada con una resolución de 800x600 puntos.




DIRECTO A »  Mapa del web | Dónde está Carlos | Diarios | Foros | Contacta
Vídeos | Fotos | Fotos con sonido | Panorámicas 360º | Fotos panorámicas

Territorio del Norte, la Tierra de Nunca Jamás


Puesta de sol en Uluru
Este estado de Australia fue el último en crearse, ya que primero perteneció a Nueva Gales del Sur, luego se adjuntó a Australia del Sur, y finalmente obtuvo autogobierno en 1978. Es la tierra llamada de "Nunca Jamás", algunos dicen que "nunca jamás volverás" y otros que "nunca jamás te irás". Apropiadamente, su slogan turístico es "Si no vas, nunca lo sabrás"; lo cierto es que es una tierra de extremos, con clima tropical en su capital, Darwin, y uno de los desiertos más áridos del mundo en su interior, el llamado Red Centre o Centro Rojo.


Arte rupestre aborigen en Kakadu
La población total no alcanza los 200.000 habitantes, de los cuales la mitad vive en Darwin, si pensamos que tiene casi 3 veces el tamaño de España, imaginaros que en España vivieran sólo 65.000 habitantes, la mitad en Madrid. Es realmente donde el Outback alcanza su verdadero significado, con enormes áreas vacías en el mapa y puntos aislados que no son ni siquiera poblaciones, sólamente un pub con una gasolinera, un camping y a veces algunas habitaciones donde los polvorientos y agotados viajeros pueden descansar antes de volverse a poner en camino. En el Territorio del Norte están 2 de las principales atracciones de Australia, Kakadu y Uluru, y es el estado con mayor población aborigen, un 25% del total, que además son propietarios de un tercio del territorio, devuelto en 1976 por la "Ley de la Tierra Aborigen", lo que supuso un avance importantísimo en sus reivindicaciones, si tenemos en cuenta que hasta 1968 no eran considerados personas y no tenían derecho a voto; los granjeros podían disparar sobre ellos si entraban en sus terrenos.


Niña aborigen del Territorio del Norte
Aunque pueda parecer una simplificación, podemos decir que hay 3 tipos de aborígenes: los que han abandonado su tradicional estilo de vida, pero no se han podido integrar en el sistema; reciben un cheque semanal del gobierno, sin tener que trabajar, y desgraciadamente la mayoría de ellos lo dilapida en alcohol y drogas, y es habitual verlos tirados a cualquier hora del día por las calles; otros viven y trabajan con el hombre blanco, como es el caso de varios parques que son gestionados por comités mixtos; aún así, las parejas mixtas son poco habituales; finalmente, un tercer grupo de aborígenes vive en el desierto aislado, y rechaza prácticamente el contacto con los blancos, intentando mantener la cultura y estilo de vida tradicional.

Yo visité una comunidad aborigen llamada Manyalalluk, que está a unos 50 km. de Katherine por una pista de tierra roja sin asfaltar. Llegamos en una tarde de Domingo y eramos los únicos visitantes en el precioso camping con pequeño lago incluido; el alcohol está prohibido en la comunidad, pero los fines de semana los aborígenes hacen "la ruta del bacalao" a Katherine, y vuelven bastantes alegres, como comprobamos cuando los adelantábamos mientras iban caminando por la pista.


Aprendiendo a pintar al estilo aborigen
El lunes por la mañana la mirada turbia de los aborígenes denotaba que no era el mejor día para enseñar su cultura y modo de vida a un grupo de visitantes, pero nos pusimos a la labor, y nuestro guía se fue animando a medida que avanzaba la mañana; primero caminamos unas 2 horas por el bosque, donde nos enseñaron las distintas aplicaciones de los diferentes árboles, de unos utilizan su corteza para pintar sobre ella, otros son usados como madera para hacer fuego, otro para hacer canoas y otros para ahumar el lugar donde ha muerto un aborigen y liberar su espíritu; también nos enseñaron a recolectar bayas y raíces, diferenciando las comestibles de las venenosas, y algunas que se utilizan como pigmento para sus pinturas; los colores que utilizan son básicos, blanco, negro, rojo, ocre, y amarillo, y el pincel se obtiene de una hierba que deshilachan con la uña para convertirla en un pincel natural. Otras hierbas se utilizan para hacer cestos; una vez regresamos a la comunidad con nuestra recolección de frutos y hierbas, nos pusimos a trabajar, primero intentamos hacer un cesto con las hojas, pero evidentemente no se aprende en un rato; la señora que nos estaba enseñando no paraba de reirse, porque cuando ella ya casi había hecho medio cesto nosotros estábamos todavía intentando separar la parte flexible de la hierba; la siguiente clase fue de pintura; aplicando agua y machacando con una piedra las semillas y pigmentos que traíamos conseguimos una paleta de colores decente, y con unos trazos básicos conseguimos algo parecido a un pez y una hoja; lo que fue totalmente imposible para nosotros fue hacer fuego frotando 2 palos; viéndoles a ellos parece fácil, pero necesita un frotamiento contínuo y con una intensidad determinada que en nuestro caso nos llevó a un fracaso total, ni humo logramos que saliera; salimos un poco mejor parados en la clase de caza y armas, ya que logré que el boomerang que lancé regresara a mí, aunque casi me parte la cabeza, y las lanzas aborígenes, que se lanzan apoyadas en una especie de catapulta manual, al menos no mataron a nadie, pero tampoco alcanzaron al canguro de pega que nos habían puesto a unos 20 metros.


El espectacular paisaje del Territorio del Norte
Nuestro intenso día en contacto con los aborígenes terminó con una deliciosa parrillada (aquí los aborígenes se han apuntado al deporte nacional australiano de la barbacoa), en la que comimos barramundi, el pescado más popular en el Territorio del Norte, que atrae a miles de pescadores todas la temporadas, y rabo de canguro, que personalmente no me gustó, aunque sí el filete de canguro rojo. Con el estómago lleno y la mente repleta de historias sobre la Serpiente del Arco Iris y el Dreamtime, subimos a nuestro coche pensando que hay más sabiduría, ecología y cultura en ciertos modos de vida básicos que en la alta tecnología y maneras sofisticadas de nuestro estilo de vida occidental

¡¡Hasta Pronto!!,

Desde Darwin, Territorio del Norte, Australia

Publicado: 01/05/2002 02:22

Hostelsclub.com
Seleccione un país
Seleccione una ciudad
Fecha de llegada
Número de noches
Moneda


Jornada anteriorSiguiente jornada


Sin publicidad Vagamundos no podría ofrecerte gratis sus experiencias viajeras. Haz click en nuestro patrocinador


© Vagamundos.net, 2000-2002 • Contacto

tarsis.net:
Servicios Internet
para empresas Producción, diseño y
patrocinio tecnológico
para Vagamundos.net



Webs Vagadamia


Patrocinadores


Proveedores








Colaboradores




























Campañas